La llegada de la primavera conlleva una notable mejoría del tiempo, el alargamiento de las horas de luz,… lo que nos permite y hace que nos apetezca más salir a la calle a disfrutar del día y hacer más planes y actividades al aire libre.

La luz afecta a nuestras hormonas, más luz conlleva un estado de ánimo más positivo. En Finlandia, que llegan a estar 6 meses sin luz, los casos de depresión son mucho más numerosos que en otros países.

Pero en algunas personas este cambio de tiempo provoca cansancio, tristeza y falta de energía, es la conocida como astenia primaveral. La astenia no es una enfermedad, simplemente es una adaptación del cuerpo a los cambios. Pero esta situación sólo dura un par de semanas, sólo si se acompaña de fiebre u otros síntomas anormales debemos acudir al médico.

alergiaOtro de los problemas de esta época son las enfermedades alérgicas. En primavera las plantas comienzan el proceso de polinización, y cada vez son más frecuentes las alergias en el mundo occidental. El 20% de la población padece alergia a algún tipo de polen.

Las alergias no son un problema grave, pero una persona alérgica también puede verse afectada emocionalmente, puede verse mermada la calidad de vida de la persona que la padece.

Las alergias afectan con más fuerza a las personas mayores, ya que su estado de salud es más delicado y pueden padecer enfermedades que acentúan las reacciones alérgicas. La nariz congestionada y la garganta irritada pueden resultar sólo una molestia para una persona joven, pero para una persona mayor con alguna enfermedad cardiovascular estos síntomas pueden ser un problema grave.
La tercera edad es más propensa a sufrir alergias en la piel y los ojos, ya que suelen sufrir de sequedad ocular y su piel es más frágil y delgada.

¿Cómo tratar la alergia en una persona mayor?

El médico le recetará el tratamiento adecuado según sus condiciones particulares de salud.

¿Cómo prevenir la alergia?

  • Mantener la piel hidratada.
  • Ventilar la casa durante unos minutos por las mañanas y evitar abrir las ventanas y puertas durante el día para evitar que entre el polen.
  • Lavar la ropa con detergente hipoalergénico.
Comparte en las redes
Share on Google+Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someoneBuffer this page

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*