Contar con un profesional en la ayuda a domicilio es clave hoy en día

fachada sanesval
Oficinas centrales en Barbastro

El cuidado de una persona mayor con algún grado de dependencia no es fácil y no vale cualquiera. Parece que las cosas van cambiando y ya no dejamos a cargo de nuestro familiar a una mujer que no tenga ninguna experiencia en cuidados y actúe fuera de la legalidad. Eso es malo, tanto para ella que no tiene cobertura de la seguridad social como para el dependiente que está a merced de una desconocida y que en casos de urgencia no sabrá cómo actuar. Desde Fundación Sanesval nos hemos encontrado situaciones de todo tipo y siempre el que más ha salido perdiendo ha sido la persona mayor que ha visto empeorar su estado de salud. Con este artículo queremos concienciar a todos sobre la importancia de dejar en buenas manos al abuelo, abuela o al tío mayor. Nuestro equipo cuenta con la garantía y la supervisión del Gobierno de Aragón y no sólo mantendremos la salud sino que la mejoraremos en la medida que podamos. Siempre valoramos cada caso de manera particular y es nuestra presidenta, Mamen Escofet, la que acude a los domicilios para ver las necesidades de cada persona. Trabajamos en equipo. No dude en llamarnos para atender su caso, estamos disponibles todos los días del año veinticuatro horas. También nos puede escribir un correo a sanesval@sanesval.com

Factores que intervienen en el desarrollo de un ictus

Con este post en nuestro blog queremos concienciaros de las causas más frecuentes que provocan un ictus. Si podemos evitar algunos malos hábitos nunca está de más recordarlos. Además en Fundación Sanesval tenemos un equipo multidisciplinar preparado para actuar de manera inmediata y trabajar con los enfermos que han sufrido un ictus. La rapidez en estos casos es fundamental para recuperar facultades como el habla o la movilidad.
actúa-contra-el-ictusMuchos de los factores que pueden aumentar las posibilidades de padecer riesgo no se pueden controlar (la edad, la historia clínica familiar, la raza o el sexo). Sin embargo, la mayor parte de los factores que aumentan el riesgo pueden ser cambiados, tratados o modificados.
Edad avanzada: Pasados los 55 años, cada década vivida dobla el riesgo de padecer un ictus. No obstante, esto no quiere decir que las personas jóvenes no sufran el problema.
Sexo: Se producen, más o menos la misma cantidad de ictus en los dos sexos. No obstante, más de la mitad de las muertes son en mujeres.
Herencia familiar: El riesgo de sufrir un ictus es mayor si alguna persona de la familia lo ha padecido.
Haber sufrido un ictus actualmente: Una vez sufrido un accidente cerebrovascular las posibilidades de padecer otro aumentan considerablemente.
Presión sanguínea elevada: Es el factor de riesgo que mejor predice el ictus. De hecho, otros riesgos dependen de éste. Muchos científicos opinan que la mejora en los tratamientos de esta patología es una razón clave para explicar la bajada acelerada del número de muertes por ictus.
Fumar: En los últimos años los estudios han demostrado que fumar cigarillos es un factor importante de riesgo. La nicotina y el monóxido de carbono dañan el sistema cardiovascular de varias formas. El uso de anticonceptivos orales sumado al tabaquismo incrementa en gran medida el riesgo de ictus.
Diabetes mellitus: La diabetes es un factor de riesgo independiente y está relacionada en gran medida con la presión sanguínea elevada. Aunque la diabetes se puede tratar, padecerla incrementa el riesgo de ictus. Los diabéticos suelen tener también el colesterol alto y sobrepeso, lo que aumenta todavía más sus riesgos.
Enfermedad de la arteria carótida. Las arterias carótidas del cuello proveen al corazón de sangre. Una carótida dañada por la aterosclerosis puede bloquear el vaso y provocar un coágulo de sangre, que puede causar un ictus. El diagnóstico de este problema lo realiza el médico escuchando con su estetoscopio en el cuello y detectando un sonido anormal.
Enfermedad cardíaca: Un corazón enfermo aumenta el riesgo de ictus. De hecho, las personas que padecen problemas cardiacos tienen el doble de posibilidades de padecer este problema. La fibrilación atrial (el latido rápido y descoordinado de las cámaras cardíacas superiores) aumenta particularmente el riesgo de ictus. El ataque al corazón también es una de las causas de muertes más frecuentes en los supervivientes de un ictus.
ictus1Ataques isquémicos transitorios: Se los conoce como mini ictus que producen síntomas similares, pero no daños que perduran.
Contador de glóbulos rojos alto: Un incremento moderado o importante del número de glóbulos rojos también es un indicador importante de ictus. La razón es que los glóbulos rojos provocan que la sangre se espese, lo que puede provocar coágulos más fácilmente.
La estación del año y el clima: Las muertes por ictus ocurren con más frecuencia con temperaturas extremadamente frías o calurosas.
Consumo excesivo de alcohol: El exceso de alcohol puede aumentar la presión sanguínea, aumentar la obesidad, los triglicéridos, el cáncer y otras enfermedades, causar fallos cardíacos y, en consecuencia, provocar un ictus.
Ciertos tipos de consumo de drogas: Tomar drogas por vía intravenosa aumenta el riesgo de ictus debido a un émbolo cerebral. El uso de cocaína también se ha relacionado fuertemente a ictus, ataques de corazón y varias complicaciones cardiovasculares. Estos problemas se han dado, incluso, cuando se ha consumido por primera vez cocaína.